Estás leyendo...

Respuesta de Asomocol a El Tiempo sobre accidentalidad en motos

Noticias

Respuesta de Asomocol a El Tiempo sobre accidentalidad en motos

Aunque en muchas aseveraciones presenta verdades inocultables, el titular deja entrever la clara oposición a un medio de transporte alternativo, que surge de la necesidad de movilizarse con eficiencia por las congestionadas calles de muchas ciudades de Colombia.

La Asociación de Motociclistas de Colombia (Asomocol) luego de analizar el artículo "La muerte en las vías viaja en moto" Link:http://www.eltiempo.com/justicia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-13052542.html remitió una carta al importante diario colombiano, fijando su posición de desacuerdo frente a algunos puntos que no comparte y ve con preocupación. Aquí la carta:

Señores

Casa Editorial El Tiempo

Redacción Justicia

Ciudad

 

Reciban un cordial saludo por parte de la Asociación de Motociclistas de Colombia (Asomocol). Me remito a ustedes como presidente de esta asociación, para manifestar mi desacuerdo con algunas de las afirmaciones contenidas en el artículo “La muerte en las vías viaja en moto” que destaca su diario el pasado 7 de septiembre.

Aunque en muchas aseveraciones presenta verdades inocultables, el titular deja entrever la clara oposición a un medio de transporte alternativo, que surge de la necesidad de movilizarse con eficiencia por las congestionadas calles de muchas ciudades de Colombia.

No es cierto que el aumento del parque automotor de motos crezca a la par con la accidentalidad: ¿de dónde salen estas cifras? La cifra absoluta no debe compararse con las cifras relativas, a junio de 2013 el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT) reporta más de 261 mil matrículas de motos en Colombia, luego este incremento en unidades de motos no “ha venido aparejado” con las cifras de accidentalidad, ni siquiera con las cifras totales de 2012 que infortunadamente, arrojó 2.520 muertes. Si bien es una cifra lamentable, históricamente viene en descenso y en lo corrido de 2013 tiende a disminuir, basta con revisar algunos casos como el de Bogotá en el que se presenta una reducción parcial (primer semestre) del 43% de lesiones fatales en moto, bajando de 77 en el primer semestre de 2012 a 44 en el mismo periodo de 2013. Así mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce los esfuerzos de Colombia en seguridad vial, destaca que en la actualidad junto a países como México, Perú y Argentina, el nuestro se encuentra entre los países que menos víctimas de accidentes de tráfico registran a nivel mundial.

 

Ahora bien, no debemos tapar el sol con un dedo, sabemos que nos hace falta mucho por hacer en materia de seguridad, aún estamos a la espera de una Agencia Nacional de Seguridad Vial de nivel ministerial, que vele por la integridad de los actores de las vías en Colombia.

Respecto al Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT), nuevamente invitamos a no comparar cifras absolutas con relativas. De acuerdo a la normatividad vigente, las primas que paga el propietario de un vehículo asegurado en Colombia se destinan de la siguiente manera:

 

  • 46.7% para el Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga)

  • 3% para el Fondo de Prevención Vial

  • 51.3% restante, para las aseguradoras.

 

Es decir, por cada $150 que paga el usuario, $70,05 son para el Fosyga, $3 para el Fondo de Prevención Vial y $76,95 para las aseguradoras que son, en última instancia, las que pagan los siniestros, sin embargo hay que tener en cuenta que si un servicio médico por ejemplo, sobrepasa los 500 salarios, la entidad prestadora del servicio puede cobrar hasta 300 salarios al Fosyga y si excede este monto, en adelante los gastos serán asumidos por la  EPS, ARP o quien se declare culpable del accidente.

Según las tarifas actuales del SOAT (a 2013), el automóvil familiar más vendido en Colombia en 2012 (Chevrolet Spark GT, 1200cc) paga una tarifa de $222.000, mientras que la motocicleta del segmento más vendido en Colombia en 2012 (Bajaj Boxer CT 100 cc) paga una tarifa de $245.000. Esto significa una diferencia de un 10% más para las motocicletas. Es claro, entonces, que no existe una correspondencia de relación de proporción entre la tarifa comercial del SOAT y el valor del vehículo. Dado este escenario, el conductor del automóvil está pagando por el SOAT solo el 0,84% del valor comercial del vehículo, mientras que la motocicleta paga más del 8,8%. Es decir, en Colombia el SOAT tiene un mayor valor proporcional al valor del vehículo para las personas de más escasos recursos (principales usuarios de motocicletas), que para propietarios de los automóviles que presentan mayor poder adquisitivo. Esto llevaría a pensar que el SOAT, desde una óptica económica de redistribución de ingresos, no viene cumpliendo con ese objetivo social, ya que son las personas de menor poder adquisitivo y menores ingresos las que están cancelando tarifas superiores, muy por encima a las establecidas para los automóviles familiares.

 

¿Por qué se venden más motos en Colombia?

Si el transporte público en Colombia fuera más dinámico y eficiente, además de económico, seguramente la gente se bajaría de las motos y haría uso de los diversos sistemas de transporte en el país; son múltiples los factores que llevan a una persona, a una familia el adquirir una moto como su medio de transporte: la congestión en los buses, la inseguridad, el caótico tráfico, la larga espera para acceder a una ruta, la impaciencia en los monumentales trancones y la enorme pérdida de tiempo. En este último punto queremos hacer énfasis.

 

 

Como dice el adagio popular “el tiempo es oro” y nosotros le agregaríamos “y al recuperarlo ganamos calidad de vida”. Expondremos un caso concreto de una persona movilizándose desde el municipio de Soacha al sector de Chapinero en Bogotá. Javier, de 52 años, todos los días sale de su casa a las 5:45 de la mañana para coger el primer bus que lo llevará hasta el Portal del Sur, paga, ingresa y allí espera tomar un articulado que lo llevará hasta la estación de la 63 por la Avenida Caracas, esperando estar antes de las 7:30 a.m en su lugar de trabajo cerca a esta estación.

Tiempo que emplea para llegar al trabajo: Una hora y 45 minutos aproximadamente. Ahora, esto si logra tomar el primer bus a tiempo, y si gana puestos en el Portal del Sur para alcanzar si quiera a entrar entre el tumulto de personas que lo llevan hasta la puerta “empujado”. Incómodo, resiste por más de una hora de recorrido, de pie, con la angustia de no llegar a tiempo y la incertidumbre de un colapso en alguna de las vías. El factor seguridad es importante, en tanto en el forcejeo de permanecer lo mejor ubicado posible en el articulado, varias veces ha sido víctima de robo de su celular y objetos personales.

Precisamente por esta situación que a diario le cuesta a Javier $6.300 ($151.200 mensuales sin incluir los días domingos) él tomó la decisión de acceder a una moto y así mejorar su estilo y calidad de vida. Si bien, en promedio Javier recorre aproximadamente 20 kilómetros desde el perímetro urbano de Soacha a su lugar de trabajo, está movilizándose a 13 kilómetros por hora aproximadamente. Al movilizarse en moto, todo cambia.

Una moto en promedio recorre 140 kilómetros por galón, es decir alcanza a hacer 7 recorridos de los 12 que debe hacer semanalmente Javier para ir a trabajar. Si promediamos los 5 faltantes, tenemos que emplea en combustible cerca del 0.71 % del galón, es decir, semanalmente Javier emplea 1.71 galones equivalentes a $11.000 en promedio. A esta cifra le sumaremos los gastos de mantenimiento y desgaste de su moto que no pasan los $50.000, para tener al mes un gasto aproximado de $ 94.000.

El tiempo es otro factor imperante en este caso. Mientras Javier se gastaba una hora y 45 minutos en cada trayecto, es decir 3 horas y media al día en el transporte masivo para desplazarse entre Soacha y Bogotá, en moto le significa cerca de 80 minutos los dos desplazamientos. El tiempo que ahorra le significa estar más tiempo con su familia, tener menos afán y por ende, estresarse menos: mejor calidad de vida. Si Javier se ahorra algo más de 2 horas diarias movilizándose, a la semana suma un día laboral y al mes 4 días laborales en promedio.

El ahorro significa mejores condiciones para él y su familia, y es la radiografía de miles de colombianos que optan por la moto como vehículo ideal para movilizarse. Los hogares colombianos con motocicleta están ahorrando anualmente, aproximadamente 3.3 billones de pesos por movilizarse en este vehículo (Estudio de la Universidad de los Andes incluido en el documento “La motocicleta en Colombia” del Comité de Ensambladoras Japonesas).

El artículo del diario El Tiempo se pregunta: ¿Cómo evitar que el aumento del número de motos en las calles – motor y reflejo de desarrollo económico – termine costándoles la vida a tantos colombianos?

Coincidimos con su respuesta, ese es el desafío. Sin embargo insistimos en que el aumento del número de motos, no crece a la par con la accidentalidad. Esta asociación trabaja por hacer valer y respetar los derechos y deberes de los motociclistas, pero también los sensibiliza e instruye con campañas que contribuyan a mejorar su actitud en las vías del país.

 

Firmado,

Alejandro Rubio Sabogal

Presidente Asomocol

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar