GRUPO PIAGGIO - LOS COCHES

CRC

BOXER

Nacional
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

La implementación de los faros en los vehículos es una tecnología que lleva poco más de un siglo.

La implementación de los faros en los vehículos es una tecnología que lleva poco más de un siglo. Los primeros autos, como el Ford Modelo T, usaban lámparas alimentadas con carburo para sus faros delanteros y candiles de aceite para las luces traseras; otras marcas como Opel empleaban en 1899 velas, las cuales insertaban en una caja de vidrio con un espejo en su pared trasera. Posteriormente aparecieron las lámparas alimentadas con aceite y las de acetileno. Eran soluciones simples, prácticas, de muy baja intensidad y bajo costo, pero cumplían con su función en aquellos tiempos.

Con la implementación de los dínamos a comienzos de 1900, empezó el desarrollo de la iluminación como la conocemos hoy en día.

Con la implementación de los dínamos y los sistemas de electricidad, como una característica estándar, empezó el desarrollo de la iluminación tal como la conocemos hoy en día. La primera compañía que tuvo éxito fue Peerless en 1904, le siguió el Sindicato de Iluminación Eléctrica para automóviles Pockley, que ofreció un conjunto completo que incluía faros, luces laterales y luces traseras; utilizaron una batería de 8 voltios para alimentar sus nuevos productos. En 1906 Philips desarrolló la primera bombilla eléctrica para vehículos con filamento de tungsteno resistente a las vibraciones. En 1912 Carello comenzó la producción en serie del primer faro eléctrico para automóviles en Italia. Cadillac fue la primera compañía en integrar los faros en el sistema de encendido en 1912. Para 1913 Hispano Suiza utilizó el primer sistema de iluminación Bosch completamente eléctrico que incluyó: alternador, regulador, batería, interruptor y faros.

En 1906 Philips patentó la primera bombilla eléctrica para vehículos, con filamento de tungsteno resistente a las vibraciones.

Para 1939, los fabricantes utilizaron un reflector parabólico con un espejo curvo, una bombilla de filamento y una lente sellada para crear los faros frontales; la luz era débil por la cantidad de energía requerida para funcionar y la poca potencia de las baterías disponibles. El filamento de tungsteno original solía recalentarse dejando marcas oscuras en el vidrio, impidiendo el paso limpio de la luz. Europa lideró entonces el desarrollo de la primera lámpara halógena en 1962; debido a la reacción química entre el tungsteno y el gas halógeno, estas luces resultaron más brillantes, causando menos daños a la farola, además, ofrecían mayor duración. Las bombillas halógenas son lámparas de gas basadas en filamentos, los cuales se calientan debido a la electricidad y emiten luz.

Para el año 2000 aparecen las primeras luces de descarga de alta intensidad ‘High Intensity Discharge - HID’, esta nueva tecnología emplea gas xenón dentro de la bombilla y dos electrodos de tungsteno para formar un arco eléctrico, con lo cual se produce un haz de luz más brillante, al tiempo que consumen menos energía que las bombillas halógenas convencionales. Como punto en contra, está que los usuarios reportan que agota la batería causando inconvenientes con algunas motocicletas, sobre todo cuando no son el equipo original. En 2004 aparecen las luces LED ‘Light-emitting diodes - LEDs’. Las primeras se utilizaron en el conjunto de luces diurnas (DRL) del Audi A8. Estas luces son más pequeñas, duraderas y producen un flujo de luz brillante y de alta intensidad, con muy bajo consumo de energía.

La más reciente evolución de esta tecnología llega de la mano de BMW. El fabricante alemán desarrolló un rayo láser para la nueva generación de faros. Tres diodos emiten un láser azul en un prisma para enfocar las luces en un solo haz. La luz viaja a través de una lente que cambia de azul a blanco antes de reflejarse en la carretera. Los rayos láser pueden emitir luz hasta una distancia aproximada de 1,25 millas (casi dos kilómetros). La tecnología de video ayuda a ajustar la configuración para evitar deslumbrar a otros conductores y enfocar el haz sobre la vía.

En la actualidad, además de la función de iluminación propiamente dicha, los conjuntos ópticos cumplen un papel importante en el diseño y personalidad de autos y obviamente en las motocicletas, donde su protagonismo es aún mayor al ser un elemento predominante en su apariencia.

Es importante tener en cuenta que por más tecnología que tenga el bombillo que emplee en su motocicleta, esta no fue diseñada para ofrecer iluminación a altas velocidades (los fabricantes esperan que usted cumpla las normas de tránsito y circule a la velocidad permitida, así la máquina pueda desarrollar mucha velocidad), es por esto, que los usuarios pueden percibir cierta falta de potencia en el haz luminoso cuando circulan en la carretera a altas velocidades. También es muy importante recordarles que la efectividad del tipo de bombilla, depende directamente de la buena calidad de los reflectores de la farola, ya que en última instancia es este espejo el que recoge y proyecta luz emitida por el foco sobre la vía, al igual que se debe cuidar la limpieza y claridad del cristal frontal.

La efectividad del tipo de bombilla, depende de la buena calidad de los reflectores de la farola, ya que en última instancia es este espejo el que recoge y proyecta la luz emitida por el foco.

Si desea cambiar el bombillo original de su motocicleta, recuerde que uno de mayor intensidad, igualmente puede producir más calor y mayor consumo de energía, con lo cual se podrán generar problemas en el plástico o cristal de la farola, al igual que en los conectores, repercutiendo en un recalentamiento generar del sistema, y un mayor esfuerzo de la batería, acortando su vida útil.

También te puede interesar:

Beneficiarios DONATÓN - PUBLIMOTOS.COM

Las 10 motos más fáciles de comprar

Precio nuevas Gixxer 250 y Gixxer SF 250

BOXER CT100ES CARGO