IGB TIMSUN

BENELLI

BANNER KENDA

Nacional
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Nos fuimos a buscar y a develar los secretos de este medio de transporte.

Todo empezó por una serie de denuncias que nos hicieron algunos ciudadanos acerca de la presencia de vehículos hurtados y modificados en algunas zonas de la ciudad, por lo que nos embarcamos a buscarlos y hacer una investigación que nos diera luz sobre el tema.

Arrancamos entonces hacia los barrios alrededor de la central mayorista de abastos de la ciudad de Bogotá, CORABASTOS, en dónde presuntamente estaría gran cantidad de “motozorras”, lo que efectivamente comprobamos al llegar al lugar.

En primera instancia, nos encontramos con los vehículos modificados, el frente de una motocicleta y la parte posterior de carreta, sobre todo en los barrios de: El Amparo, Villa Nelly y Britalia, en la localidad de Kennedy; lugares ideales para su presencia, puesto que en estos sectores hay gran cantidad de centros de acopio de reciclaje, por lo que este tipo de vehículos son una herramienta ideal para el transporte de materiales.

Recién rodeamos el humedal de La Vaca, nos encontramos con el primer vehículo modificado, se trataba de una Boxer CT 100 de color dorado adjunta a una plataforma azul con llantas de carro, manejada por un muchacho cuya edad estaría cercana a los 18 años y acompañado de otros 4 jóvenes. En este punto nos dimos cuenta que estábamos en el camino correcto.

Luego, unas cuadras más adelante divisamos a dos ciudadanos, que no sobrepasaban los 20 años, los cuales amablemente nos explicaron que ellos mismos unieron una Discover 125 a la estructura artesanalmente construida con sus propias manos, haciendo modificaciones relativamente sencillas. Según los entrevistados, que se mostraron renuentes a salir en las imágenes, lo primero que hay que hacer es desmontar la llanta e instalar un sistema de poleas y engranajes, que tengan el objetivo de conectar el eje trasero de la carreta con el piñón de salida, asegurando la estructura con un par de barras metálicas; aunque suena simple, indiscutiblemente se necesita de tiempo, herramientas y mucho ingenio para lograrlo.

Luego de la explicación, nos decidimos a abordar la parte legal, puesto que técnicamente es un vehículo no regulado y no debería transitar por las vías nacionales. Los sujetos al contestar se mostraron tranquilos y con seguridad, a continuación un apartado de la entrevista:

¿La moto de dónde la sacaron?

R/ Hace dos años la compramos de segunda a un amigo de la familia.

¿Y cómo hacen con los papeles, el SOAT y la técnico mecánica?

R/ La verdad a estas motos nunca las molestan, las pocas veces que nos han parado, solamente nos piden la tarjeta de propiedad y ya, nosotros no tenemos SOAT, ni nada…

¿Utilizan elementos de seguridad cómo casco?

R/ No, nunca, y eso que a veces nos vamos hasta la calle 170 sin problemas.

Según los jóvenes, el vehículo se desplaza casi a diario hacia el punto más norte de la ciudad y se devuelve recogiendo todo tipo de materiales para ser vendidos en los centros de acopio de Patio Bonito; en el camino no encuentran autoridades que pongan en duda el origen de la moto, por lo que no tienen problemas en los desplazamientos.

“En un buen día nos hacemos hasta 100 mil pesos gracias a nuestro carrito”, aludiendo a la necesidad de la motozorra para su subsistencia y la de su familia.

Luego del encuentro, ellos nos recomendaron visitar algunos talleres sobre la vía principal que divide a dos de los barrios anteriormente mencionados, ya que allí se encuentran dos centros especializados en las trasformaciones. Esto fue lo que nos comentaron:

Después de conversar un poco más con los especialistas de la hibridación, decidimos seguir buscando este tipo de máquinas, pero unas dos cuadras adelante y sobre la misma vía, fuimos requeridos por policías de tránsito, los cuales nos detuvieron y nos pidieron los documentos del vehículo; como bien saben nuestros lectores, siempre hacemos caso a las normas de tránsito y llevamos los papeles al día, por lo que no tuvimos ningún problema con las autoridades, al preguntar a los agentespor la presencia de las motozorras, los uniformados no se pronunciaron y nos devolvieron los requerimientos rápidamente para irse del lugar, todo, mientras un par de motozorras y bicitaxis con motor nos iban sobrepasando, lo que evidencia la falta de control de este tipo de vehículos por parte de las autoridades de tránsito.

Respecto a la normatividad vigente, en la actualidad este tipo de transformaciones están PROHIBIDAS por varias razones; en primer lugar porque la modificación a las estructuras del chasis y la producción de remolques están altamente regulados para garantizar unas condiciones mínimas de seguridad, las cuales, aparentemente, estos vehículos no cumplen; por otro lado, los conductores no acostumbran a utilizar cascos ni ningún otro elemento de protección, lo que pone en riesgo la integridad de los ocupantes y de otros actores viales.

En esta misma línea, el Ministerio de Transporte promovió la Ley 1753 del 2018, que regula el transporte a nivel general, en ella se dan los primeros pasos para la reglamentación de los bicitaxis, base que fue tomada por la Alcaldía de Bogotá para permitir el funcionamiento de estos vehículos, aunque una de las premisas es que el medio de transporte NO PUEDE TENER MOTOR, de lo contrario se daría paso a la inmovilización.

El tener el vehículo bajo estas modificaciones constituye una oportunidad laboral para aquellos que dependen del reciclaje y el reparto de mercancías, aunque es claro que se pone en riesgo la vida de los ocupantes, sin embargo, hay otras posibilidades cuyos costos no son tan distintos, por ejemplo, el uso de tráileres o semi tráiler en las motos, homologados bajo una normatividad técnica y vial para que se pueden utilizar, solo que se tendría que pagar SOAT, RTCM y los impuestos que correspondan (temas que tocaremos más adelante).

Ahora, respecto a las denuncias sobre el uso de motocicletas robadas en este tipo de medio, no tenemos la certeza de que esto suceda, no obstante, queremos aclarar que en ningún momento vimos una licencia de tránsito (tarjeta de propiedad) y, definitivamente, al no existir ningún tipo de control, el sector se presta para este tipo de prácticas.

Para terminar, queremos destacar el ingenio y el talento de los latinoamericanos, pues han demostrado ser capaces de lograr algo que a un fabricante internacional le llevaría años, eso, sin hacer apología a la ilegalidad o inseguridad, solo al ingenio.

Reportaje por

Daniel Pérez y Karim Chalá

Nueva - Tienda Publimotos

También te puede interesar:

Top de las 5 Motos más vendidas en Colombia

¿Las motos podrán pasar por el Túnel de La Línea?

Contacto con la nueva Combat 125, viene por el trono de la NKD

Escribir un comentario

Ingresa los datos en el formulario para comentar como invitado o registrate e inicia sesion para comentar :)


Código de seguridad Refescar

CRC
Anuncio