MotoGO - Salón Internacional del Mundo de las Ruedas

La Represa del Guavio

Normatividad
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

 Por: Luis Gabriel Mojica S. – Junio, 2016

“El Mundo no debería ser como a uno se lo cuentan, sino como uno lo vive” - Anónimo

Hola queridos amigos de PubliMotos, reciban nuevamente un cordial saludo. No se imaginan el “paseote” tan sabroso a la Represa del Guavio, el cual tuve la gran dicha y oportunidad de compartir a finales del pasado mes de Mayo con unos 50 motociclistas, quienes iban a bordo de diversas motos Yamaha, BMW GS, Ducati, Suzuki, Kawasaki, Honda y KTM entre otras, ah y me faltaba una ágil y bien manejada AKT 250 que no se amedrentó para nada ante rivales de mayor cilindrada.

PADRE E HIJA Moticiclismo Responsable 3

Foto de Luis Gabriel Mojica

Un recorrido de 280 Kms en un día de pura emoción, paisajes inolvidables, autopistas, carreteras, caminos sin pavimento, y algo de buena y embarrada trocha. A lo anterior súmele una enorme dosis de estupenda camaradería. Todo esto y mucho más se lo agradecemos a “Viajeros del Sur” (www.viajerosdelsur.co) quien organizó este paseo. Sus responsables son una bonita, altruista  y profesional pareja compuesta por Padre e Hija (Gonzalo Bueno y su hija Catalina), en el diseño de la ruta, la organización, responsabilidad, promoción, y genial compromiso por el desarrollo motero. Ahora les sigo contando el cuento.

Cañón del río Patatas. Foto de Pablo González Vallejo

Cañón del río Patatas. Foto de Pablo González Vallejo

Entre Ubalá y Gachetá Foto de Roberto Zuleta

Entre Ubalá y Gachetá – Foto de Roberto Zuleta

 

¿Quién dijo que para pasarla bueno en nuestras deliciosas ruedas motorizadas hay que cruzar fronteras internacionales? No señores ni más faltaba, lo he escrito muchas veces en esta edificante e ilustrativa PubliMotos, aquí a la vuelta de la esquina, en cualquiera de nuestras regiones tropicales y bien colombianas tenemos todo un paraíso de oportunidades moteras. No había tenido la oportunidad de rodar con Viajeros del Sur, y fue todo un gusto. Padre e Hija programaron en esta oportunidad este evento partiendo de la Calle 85 con Kra 7 y hacia el oriente de Bogotá, hacia La Calera, Guasca, Gacheta, Gama, le dimos la vuelta a la Represa del Guavio (pasamos por el rio Batatas, uno de sus afluentes), luego cruzamos hacia y Ubalá y nuevamente llegamos a  Gachalá por el otro lado de la represa, y de vuelta hacia Bogotá. Échenle ojo al mapa y anímense. Los invito mis estimados amigos a descubrir “la otra Colombia”.

Mapa Guavio 1319712

 

 

 

La invitación a la Represa del Guavio contó con el apoyo de un carro acompañante y mecánicos de la marca Ducati para cualquier eventualidad. Fue la primera vez que manejé al lado de varias de estas máquinas italianas con pinta de motos de carreras en medio de nuestras deliciosas, agrestes, polvorientas y embarradas carreteras en las que la gran mayoría de motos  participantes eran doble propósito. 

PADRE E HIJA Moticiclismo Responsable 5

Foto de Luis Gabriel Mojica

El paseo a la Represa del Guavio es todo un deleite motero. De paso les cuento que fue mi primer paseo después del totazo que tuve en mi BMW 800GS hace un par de meses… del cual les compartí en la pasada edición Publimotos #142 (Ver también AQUÍ )

Para los que no han subido hacia La Calera en las mañanas, les cuento que esa vía es también ciclo-vía, más de 5 mil afiebrados y aguerridos ciclistas la suben cada domingo. Por esta razón empezamos el moto paseo esquivando con gran cuidado y respeto a cientos de ciclistas. ¡Ojo! esta vía parece que se la escrituraron a los ciclistas, hasta que se llega al “Alto de Patios” a una altura de 3050 Mts.

PADRE E HIJA Moticiclismo Responsable 2

Foto de Luis Gabriel Mojica

Entre los atractivos de la ruta hacia el Guavio tomamos una desviación hacia la Capilla de Siecha, antes de llegar a la población de Guasca, ¡toda una obra arquitectónica del siglo diez y siete! En la mitad de la nada, solo el verde campo a sus alrededores. Incluye casa Cural y Monasterio, el objetivo de este solitario templo fue convertir a los indígenas allí presentes a la religión Católica. Me hubiera gustado mucho que hubiéramos podido desayunar allí, observando esta colonial construcción, meditando un rato y rememorando un viejo escrito que leí hace años y que se ajusta a este y otros lugares en América Latina, dice así: “cuando vinieron, ellos tenían la Biblia y nosotros la Tierra. Y nos dijeron Cierren los Ojos y Recen. Cuando abrimos los ojos nosotros teníamos la Biblia y ellos la Tierra…”

Capilla de Siecha

Capilla de Siecha

 

Proseguimos pues en nuestra caravana hacia un Hostal–Restaurante en las afueras de Guasca llamado Estancia San Antonio, en donde Padre e Hija habían previamente reservado un excelente desayuno para este batallón de motos. Según entiendo pertenece este establecimiento a unos buenos hermanos venezolanos que decidieron “a muy buen tiempo” migrar con su buena voluntad, recursos y trabajo hacia nuestro país. Bienvenidos, han realizado una excelente empresa agro turística.  En los alrededores de Guasca aparte de la mencionada y buena Hostería he tenido oportunidad de conocer El Café de la Huerta y el Hotel Betania. Por favor visítenlos, son también únicos, alejados de todo ruido, con paisaje, atención  y alimentos también excelentes.

Estancia de San Antonio Foto de Yesid Terreros

Estancia de San Antonio - Foto de Yesid Terreros

Por solo 20 mil pesos desayunamos a nuestras anchas y arrancamos nuevamente. La carretera hacia el Guavio es muy atractiva, es retante para nuestras motos, con emoción, buena para todos los gustos y vehículos. Las autoridades han logrado mantener desde más de 15 años el Festival Nacional Náutico y Ecoturístico del Guavio – “Vive y Disfruta la ruta del Agua”. Sin embargo es definitivamente muy sola esta carretera para tan buen pavimento y paisaje, tanto paramuno como de clima templado y cálido.

 Se vibra y se sienten las rectas y curvas y…se puede andar “algo rapidito”. Anduvimos unos 11 Kms hasta su punto más alto en el Páramo, en la Cuchilla de Guasca, a unos 3.400 Mts, en donde la temperatura llego a 9 grados; luego bajamos y llegamos a Gachalá (Vasija de Barro en Chibcha) a 1700 Mts de altitud, el calorcito llegó por encima de los 25 grados, ¡qué cambios de temperatura y paisaje en cuestión de minutos tenemos aquí en Colombia! A los Gachalunos les gusta que los reconozcan como la Capital Hidroeléctrica de Colombia.

PADRE E HIJA Moticiclismo Responsable 8

Foto de Luis Gabriel Mojica

De aquí en adelante mis amigos, en la carretera “se pone bueno el bailao” como dicen en mi tierra, pues la adrenalina se siente en cada una de las cientos de fascinantes y pequeñas curvas que rodean la represa en mención. Señores aquí se pone a prueba la habilidad y la atención del motociclista para sortear todo tipo de suelos. Desde pavimento en malas condiciones, después no hay pavimento solo “cascajo suelto” por doquier, luego y a raíz del verano por esos días, se formó el polvero más madre que se imaginen en la vía, en donde la visibilidad se redujo a unos pocos metros (50 motos juntas dándole al destapado! ), y claro no podía faltar uno que otro barrizal…ahí “el bailao” se pone a prueba y quien no sea bueno para bailar mapalé…hasta ahí le llega la fiesta, manejar moto en estos terrenos resbaladizos y con lodo es imprudente, es absurdo, es delicado, es peligroso… pero es delicioso! ¿Quién nos entiende?

Plaza Principal en Gama Foto Roberto Zuleta

Plaza Principal en Gama - Foto Roberto Zuleta

 Para rematar esta deliciosa vía, hay varios túneles de 400 y más metros de longitud; al respecto es la primera vez que atravieso túneles en forma de “S” en bajada y también en subida, y para mejorar la parranda bailable les cuento que del techo de estos túneles cae agua por todas partes, mejor programa motero imposible! Todos reducimos rápidamente la velocidad en estos socavones resbaladizos y con huecos en todos lados, la oscuridad es tremenda, el ruido de 50 motos es ensordecedor…no es apto para novatos este paseo y por esta ruta al Guavio, pero cada novato entusiasta debe hacerlo más temprano que tarde. Cuando lo hagan y les vaya bien, siéntase como recién “graduados”.

No hay ningún costo de inscripción a los paseos de Viajeros del Sur, por lo cual veo un gran altruismo por desarrollar nuestro motociclismo responsable, y por responsable me refiero a que Padre e Hija entre otras características siempre van adelante controlando la velocidad de todos.

La hija verifica en la salida nombres y motos de los previamente inscritos, y el Padre nos da a todos un amable “sermón” sobre las vías, normas y precauciones, así mismo aprovechan para filmar y tomar fotos de la caravana. Hay paradas organizadas para “agrupamiento de motos”, para tomar fotos, paradas en lindos y pequeños pueblos en donde compartimos con sus habitantes, de paso nos hidratamos, y todo lo anterior con la agradable y dulce sonrisa de la Hija. Me dio gran gusto conocer a este par de gomosos del buen motociclismo y de paso compartir su magnífica actitud. Gonzalo es también motero curtido en viajes por Sur, Centro y Norte América (hasta Alaska).

El Embarcadero Vista hacia arriba Foto de Roberto Zuleta

El Embarcadero (Vista hacia arriba) Foto de Roberto Zuleta

¿Y del almuerzo que? Pues resulta que por no haber restaurantes “por allá tan lejos”, todos llevamos nuestro sanduche y bebida. Delicioso resultó a la orilla de la laguna este programa de “pick nick” como dicen los gringos.

Los invito queridos lectores a recorrer nuestra mágica geografía colombiana, nuestro realismo mágico como decía García Márquez…en donde “el Mundo no es como a uno se lo cuentan…sino como uno lo vive.” Un abrazo para todos.

PADRE E HIJA Moticiclismo Responsable 7

Foto de Luis Gabriel Mojica

Escribir un comentario

Ingresa los datos en el formulario para comentar como invitado o registrate e inicia sesion para comentar :)


Código de seguridad Refescar

BMW Motorrad 750

Anuario del motociclista
pantalon-para-motociclistas-jaque-mate-publimotos
BMW Motorrad 750