fbpx

IGB REVO

BANNER AUTECO TVS

BANNER MICHELIN PRUEBAS

Bajo cilindraje
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

La más querida por los colombianos deja en claro por qué es una de las favoritas de los neófitos, extravagantes, minimalistas, expertos o simplemente para los que quieren un medio de transporte económico y confiable.

La AKT NKD siempre ha ocupado los primeros lugares en ventas a nivel nacional y, en principio, podríamos pensar que dentro de la estrategia para lograrlo está una relación pecio-prestaciones excelentes, algo que ya había demostrado anteriormente, sin embargo, esta afirmación se queda corta cuando redescubrimos la motocicleta, en esta ocasión, con el club Moteros NKD Bogotá y Colombia.

Sin rodeos podemos decir que uno de los grandes atractivos en la moto, independientemente de la versión, es la parte estética y, de algún modo, la predisposición para ser modificada y esto es algo que la propia AKT ha tenido en cuenta, de allí a que se haya dado una enorme cantidad de variaciones a lo largo de su historia.

A modo de contextualización, podemos atestiguar que la actual NKD es una moto con tradición, pues a mediados de la década de los 2000 surgió como una sport de bajo costo: la AK 125, la primera que mostraría esa filosofía de máquina simple, confiable y económica, justo las premisas con las que iría evolucionando la actual NKD. ¿Pero de dónde viene el nombre?

El título oficial es AK125NKD, en otras palabras, estamos ante la evolución de una AK con características naked, pues por el 2009, la familia se diversificó, dando como resultado un vehículo semicarenado, AK-S, y la desnuda NKD.

Nueva - Tienda Publimotos

Esta última haciéndose famosa por un diseño clásico y altamente adaptativo del cual todos son conscientes, pues en la actualidad, AKT mantiene 3 versiones, la más simple (NKD 125 LED), la EX, cuyo diseño ha sido un homenaje a los aniversarios del Grupo Éxito y la Classic, que se ha vuelto una máquina de mostrar, incluso estando de serie. Esto sin desconocer que ha habido otras versiones, como la Metal Edition, la Neón o incluso la edición especial Fireparts, prácticamente modelos de coleccionista.

Volviendo a la máquina que probamos en esta ocasión: AKT NKD Classic, podemos afirmar que conlleva una personalidad que es digna de acompañar con algún pantalón de mezclilla envejecido y una chaqueta de cuero. Lo anterior es el resultado de combinar el diseño original con acabados muy al estilo café racer:

• Asiento tipo cuero con costuras(reales e impresiones), largo y plano.

• Farola redonda clásica.

• Rines de radios y de 18”.

• Protecciones rústicas y funcionales en las pinzas de frenos, escape y farola.

• Guardabarros delantero metálico.

A nivel general, esta AKT mantiene una ergonomía ideal para recorrer vías urbanas durante largos periodos, pues la posición medianamente adelantada de los reposapiés, un manubrio alto y asiento de generosas dimensiones hacen que el piloto pueda mantenerse con comodidad. Vale la pena decir que, aunque la espuma es algo dura, termina siendo lo suficientemente confortable, lo que comprobamos durante una conducción de casi 5 horas contínuas.

Galería AKT NKD Classic en acción:

Vale la pena decir que en esta ocasión nos centramos en la experiencia meramente urbana, teniendo en cuenta que este es su espacio ideal, así como el hecho de que en carretera ya tenemos el conocimiento; video que puede encontrar a continuación.

Teniendo en cuenta lo anterior, debemos destacar que dentro de los comportamientos de la moto está el factor de fácil conducción a nivel urbano, esto por dos factores fundamentales, el primero es el que tiene que ver con las dimensiones del vehículo y el segundo con el tren motriz y caja.

A primera vista podemos considerar que la AKT NKD es una máquina de medidas reducidas, tanto en el largo, ancho y alto (1900x770x800 mm) como en el peso, pues en seco tan solo registra 94,5 Kg, por lo tanto, es un aspecto a considerar por aquellos nuevos conductores que no deben preocuparse por su talla, además resulta siendo positivo cuando hay que pasar la moto por espacios reducidos o con obstáculos, ya que la posibilidad de maniobrar inclinando la moto se facilita.

Hay que agregar el hecho de que el manubrio tiene un rango de giro realmente amplio, por lo tanto, dar rotaciones cerradas en vías estrechas o esquivar irregularidades del terreno se vuelve mucho más sencillo.

Galería AKT NKD Classic:

Bogotá es una ciudad ciertamente complicada para la conducción, ya sea por las vías en mal estado o por muchos de sus conductores (tanto de motos como de otros vehículos), en consecuencia, encontrar un vehículo que dé la confianza de transitar y maniobrar es algo positivo, y más cuando la velocidad promedio de la ciudad, en un día lluvioso termina siendo de tan solo 20 Km/h; algo que comprobamos al recorrer 100 km en un horario no pico.

A lo anterior hay que agregar el comportamiento de las suspensiones. La horquilla delantera es una convencional que se muestra adecuada para transitar a una velocidad menor a 60Km/h, con un recorrido lo suficientemente generoso para enfrentarse a los huecos capitalinos, indispensablemente algo blanda, por lo tanto se siente temblorosa cuando se mueve a alta velocidad, aunque no está diseñada para ello. A esto hay que adicionarle que los rines son radiados de 18”, los cuales son más que indicados para soportar el uso y, por su diámetro, cuentan con un mejor ángulo de ataque.

Hay que agregar que los cauchos son firmados por Michelin, de la línea Pilot Street 2, los cuales demostraron mantener el grip en todas las condiciones climáticas, algo que comprobamos con el clima sumamente cambiante en Bogotá. Esto es aún más positivo cuando le sumamos las sensaciones de frenado.

Adelante encontramos un disco con un cáliper de doble pistón, el cual se comporta apropiadamente y obedece a la presión de la manigueta, teniendo en cuenta la velocidad urbana y el peso del vehículo, esto nos generó confianza; además, el tambor trasero, con una detención algo más larga se convierte en un buen acompañante del frenado delantero, aportando a la efectividad en la reducción de la velocidad, recalcando en este punto el grip de los cauchos. Algo que gustó es la placa de protección adicional que tiene la pinza delantera, disponible en todas las versiones.

Volviendo al tema de la caja y el tren motriz, encontramos el tradicional monocilíndrico CGR OHV (motor por varillas) el cual se caracteriza por ser fácil de reparar y con recambios económicos. Sobre el comportamiento no es un bloque que de sorpresas, por lo tanto, no hay que esperar una aceleración agresiva, empero, la respuesta es progresiva y acorde a las situaciones exigentes. Esto es aprovechado por una caja de movimientos intuitivos, con una tercera sumamente polivalente, la cual se puede mantener desde la parte media del cuentarrevoluciones hasta la más alta, evitando el cambio constante de marchas. Por su parte la primera y segunda son algo más cortas, pero hay que considerar que explotarán los 10.3 Hp en asensos con carga por ejemplo, algo así como “lenta pero segura”.

El consumo en ciudad, respetando los límites se registró en 136 Km/gal

Tal vez un factor que juega en contra es la cantidad de vibraciones en la parte más alta del cuenta revoluciones, pues después de algunas horas se transmitirán a las extremidades del conductor, causando un ligero e incómodo hormigueo; vale la pena aclarar que esto sucede cuando el vehículo se mantiene al límite, ya que a velocidad intraurbana difícilmente se encontrará con estas situaciones. A lo anterior hay que adicionar un sonido elevado del bloque, algunos lo considerarán un poco alto, no obstante, en la classic aporta a la sesación hertige de conducción.

Sobre la iluminación, la moto equipa adelante una farola redonda clásica, la cual utiliza una rejilla metálica para protegerse, ambas aportando mucho a la parte estética. En cuanto a la funcionalidad debemos decir que para la ciudad es suficiente, aunque para carretera puede que sea demasiado dispersa. Hablando con algunos amantes de estas motos, la tonalidad amarilla dada por el vinilo en el cristal de luz principal, más que ser funcional, termina siendo un factor que le permite diferenciarse de otras motos, pues son pocas las que utilizan esta configuración.

En cuanto al stop, tenemos una unidad con un estilo algo más moderno, el cual termina aportando modernidad al conjunto y como ha demostrado, al estilo único de la familia NKD. Sobre el uso, podemos afirmar que es altamente visible independientemente de la hora, además, es complementado por unas direccionales igual de potentes, que aunque de bombillo incandescente, cumplen con la función indicadora.

Para conocer la velocidad máxima de este vehículo los invitamos a revivir la prueba en carretera aquí

Es necesario hacer una corta revisión al tablero, debido a que resulta siendo una unidad sumamente simple, la cual integra tan solo un velocímetro, tacómetro, odómetro y un trip parcial manual, todo dispuesto en dos relojes muy concordantes con la estética, sin embargo, actualmente esta moto no cuenta con medidor de combustible, por lo tanto, se termina dependiendo de cálculos a “ojímetro” o de la llave de reserva en los casos más extremos. Tal vez esta falencia trató de ser compensada con el indicador de cambio, que motos anteriores no tenían, útil para nuevos conductores. Complementando todas las protecciones, debemos decir que los relojes equipan una cobertura plástica adicional que protege el cristal de serie, muy funcional, lastimosamente refleja la luz del sol al medio día y evita que el conductor vea correctamente los números de la parte superior y el indicador de cambio, aunque se puede solucionar simplemente quitándolo. En la noche la iluminación de los números no es suficiente y si no es por la luz externa, la información del tablero tampoco es tan visible.

Evidentemente no podemos juzgar a toda la moto por un tablero y menos cuando revisamos que los precios son realmente atractivos, ya que la versión de entrada AKT NKD LED (plus por la iluminación de circulación diurna) empieza desde los $3.990.000, sin SOAT ni matrícula, convirtiéndose en una de las 125 cc más económicas del mercado; la EX y la Classic están disponibles por $4.390.000, a la fecha de este artículo, todas con un bono para la matrícula de 200.000 pesos.

Como afirma Alejandro Rubio Sabogal: “La NKD es mucha moto por ese precio”.

Quisiéramos dedicarle algo más de contenido a las transformaciones, pero es una moto tan modificable que podríamos escribir un libro acerca del tema, sin embargo, por la experiencia vivida con el Club Moteros NKD Bogotá y Colombia, los elementos más fáciles de modificar a bajo precio son:

• Guardafangos.

• Espejos.

• Mangueras.

• Rines.

• Colores.

• Manillar.

• Asiento.

• Porta placa.

• Iluminación frontal.

Galería de detalles AKT NKD Classic:

No sobra decir que el día de presentación vimos transformaciones mucho más profundas, como repotenciación, cambios de suspensiones, de rines y llantas, y hasta de un tablero digital con el estilo neoretro, dejando en claro que esta motocicleta es para todos y al que no le guste… pues que la modifique a su propio gusto, ya que en el mercado hay cientos de piezas para dejar cada moto única.

Agradecemos la participación del Club Moteros NKD y esperamos continuar invitando agrupaciones de moteros que quieran demostrar por qué sus motos son tan especiales.

A modo de conclusión, solo podemos decir que la NKD es una moto de bajo costo, con motorización simple y confiable, así como con una estructura que la convierten en una máquina polivalente enfocada al tránsito por ciudad y además en una gran compañera para el trabajo, dejándose adaptar a cualquier gusto, marcando de esta manera una tendencia en el estilo… El estilo NKD

Gustó

• Respuesta progresiva del motor.

• Comodidad del asiento.

• Llantas Michelin de 18”.

• Rines de radios.

• Stop y direccionales.

• En la classic, protectores de farola, cáliper y escape.

No gustó

• Vibraciones de alta frecuencia en el motor.

• Ausencia del medidor de combustible.

• Puede mejorar.

• Iluminación principal y de tablero.

• Sonido excesivo (relativo).

También te puede interesar:

Motos eléctricas | Yamaha las hará sonar como nave de Star Wars

Brembo abre en Sillicon Valley ¿I.A. en frenos?

AKT NKD Digital | Un mejor equipamiento, con bono y casco

Anuncio

ANUNCIO LIQUI-MOLY

DESCARGA AHORA MISMO NUESTRA APPUsuarios IphoneUsuarios Android

Escribir un comentario

Ingresa los datos en el formulario para comentar como invitado o registrate e inicia sesion para comentar :)


Código de seguridad Refescar

BANNER MICHELIN PRUEBAS