Bielas TKRJ Japón - Jotapartes

Jialing X-Fire 230, una deportiva mediana

Bajo cilindraje
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Cruza muy bien y entra con mucha seguridad en las curvas

La nueva X-Fire 230 de Jialing cuenta con un imponente diseño moderno y bastante robusto, el cual la hace ver mucho más grande de los que realmente ella es. Por una parte el depósito de combustible presenta unas líneas bien logradas, lleva una tapa tipo jet y un par de alerones en la parte inferior de los costados en los cuales están incrustadas las luces direccionales, estas usan tecnología LED, y nos recordaron el estilo de la Suzuki GSR-650.

Analizando el conjunto óptico este se ve de buen tamaño, acorde con las tendencias de hoy. Se encuentra enmarcado por un muy pequeño carenaje. Igualmente cuenta con luces diurnas en LED blancas y azules las cuales le aportan una mirada contundente. La intensidad de la luz es buena, en las noches nos permite ver bien, aunque la propagación y la profundidad podría mejorarse, ya que al ir rápido y querer afrontar las curvas no se podía apreciar bien la carretera y debíamos aflojar un poco el acelerador. En la parte posterior el stop es de un tamaño normal e igualmente usa tecnología de LED, lo que le da gran visibilidad en la noche.

Los plásticos de ven muy bien terminados y de buen calibre, además están adecuadamente ajustados, lo que la hace sentir sólida, sin vibraciones incómodas en este sentido. El Motor incluye un cover en la párete inferior, lo que le aporta dinamismo y deportividad al conjunto de la X-Fire 230. Igualmente el guardabarros delantero es de buenas proporciones y cubre adecuadamente la parte trasera de la rueda, evitando así las salpicaduras en el motor. En la parte trasera lleva un generoso guardapolvo bajo el colín, esta hace las veces también de porta placa.

Por el lado derecho vemos salir la recámara, la cual tiene un diseño irregular y produce un sonido agradable, lleva un cover plástico a dos tonos y de buen calibre.

Los gráficos son atrevidos, aunque seguramente se podrían mejorar para darle un mayor atractivo. Los espejos, tienen un bonito diseño y buena visibilidad, pero sacrifican un importante punto de vista en la parte inferior externa, justo donde queda la parte delantera del capot de los automóviles al detenernos en el semáforo.

Es una de las mejores máquinas que Jialing ha traído a nuestro país.

 

Tablero de instrumentos

Por su lado el panel de instrumentos es una mezcla análoga y digital, toda vez que predomina el cuentarevoluciones mecánico al centro y en la parte inferior vemos una pequeña pantalla digital monocromática para el resto de la información, como velocidad, reloj parcial - este se reinicia cada vez que apagamos la moto- así como el nivel de combustible y el trip parcial.

 

Posición de manejo

La X-Fire 230 de Jialing es una motocicleta cómoda y nos ofrece una posición de manejo relajada, ya que el manubrio es algo ancho y tiene una buena altura para mantener los brazos bien ubicados y los posapies no quedan atrasados, esto sumado a que el sillín viene en dos niveles, pero en una sola pieza, resultando así bastante cómodo tanto para piloto como acompañante, además el abullonado ofrece una densidad media, adecuada para la conducción diaria. También tenemos un par se asas para el pasajero, las cuales se ven robustas y bien logradas.

 

Galería de fotos

 

 

Parte ciclo

Los diseñadores confiaron en un chasis tipo cuna para darle soporte y rigidez a esta sport de mediano cilindraje, permitiéndole cruzar ágilmente en la carretera. La suspensión delantera es una horquilla convencional, está resulto mucho más suave de lo que hubiéramos querido, generando algo de nerviosismo sobre todo cuando era necesario exigir de manera continua y a intervalos el freno delantero. Bien valdría la pena que fuera un poco más dura, por otro lado posiblemente tenga un exceso de peso el tren delantero debido al volumen de la rueda y la sumatoria de pesos de todo el conjunto frontal. Atrás es una suspensión tipo monoshock la encargada de mantener la moto bien asentada sobre el asfalto y absorber las irregularidades de las vías; esta presentó un comportamiento medianamente bueno.

Después de analizar muy bien la suspensión encontramos que se le puede regular la precarga del muelle, pero este procedimiento resulta un poco incómodo toda vez que para hacerlo se requiere acceder a la parte superior del monoamortiguador, y es necesario manipular varias piezas para ajustarlo, ya sea quitando el depósito de combustible y el mismo sillín o retirando la batería.

La X-Fire 230 lleva uno rines de aleación con 5 aspas, los cuales de ven robustos y con un centro de buen tamaño, los cuales calzan gomas sellomáticas de la marca Taiwanesa Kenda, 110/90/17 en la rueda delantera y 130/90/17 en la trasera, las cuales presentan un grabado semi-deportivo y se comportaron adecuadamente en nuestro recorrido, todo el tiempo sobre terreno seco.

 

Comportamiento

El encendido en frio es aceptable, aunque es necesario ayudarlo un poco con el acelerador. La palanca del ahogador o choque, está justo en el carburador y no resulta fácil de encontrar ni de accionar, tanto así que en un principio pensamos que no contaba con este sistema.

Para detener la X-Fire se le encomendó a un sistema de frenos de disco, los cuales resultaron contundentes y eficientes; adelante la mordaza lleva doble pistón y atrás uno solo, además los discos presentan un maquinado moderno y llamativo.

La caja de cambios engrana adecuadamente, el neutro se encuentra con facilidad, aunque es más exacto al hacerlo de segunda hacia abajo. La relación de la primera marcha es algo corta y esto hace que sea necesario subir rápidamente de marcha, a los cambios superiores.

En el modelo que tuvimos en prueba y debido a que la recuperación no tenía la contundencia que esperábamos en un motor de este cubicaje, la máquina se ahogaba en cierto momento muy posiblemente por falta de puesta a punto en la carburación. También debido a esto se sentía pobre la mezcla de combustible, finalmente este es un aspecto fácil de ajustar y regular.

Esta es una moto que cruza muy bien y entra con mucha seguridad en las curvas, se siente que tiene un chasis estable y sólido dejándose llevar a un buen ritmo entre curva y curva. La velocidad tope alcanzada en las cercanías del municipio de Girardot, unos 289 metros sobre el nivel del mar, fue de 125km/hora a unas 7500 rpm y el consumo promedio fue de 114 Km/galón después de un recorrido de más de 300 kilómetros.

 

Motor

La Jialing X-Fire 230 viene impulsada por un motor monocilíndrico OHC de 223cc, refrigerado por aire y aceite, lo cual por supuesto mejora las condiciones de temperatura sobre todo al circular en las ciudades y abajas velocidades. Está alimentado por un carburador de diafragma. El corazón de esta Jialing entrega muy buen poder de avance y a la altura de la Sabana de Bogotá, donde la mayoría de las motos de ahogan, respondió muy bien. Sube rápido de cero hasta los 100km/hora. Al exigir el motor se perciben unas vibraciones sobre todo de medias hacia arriba, pero nada fuera de lo normal. Solo nos molestó un poco el sonido que se genera en la parte superior al tomar aire, sobre todo al llevarlo a altas rpm, aunque puede que para algunos resulte agradable y sinónimo de potencia.

 

Conclusiones

En conclusión la X-Fire 230 es una motocicleta que nos gustó bastante, es una de las mejores que Jialing ha traído a nuestro país y toda una digna para estar compitiendo con argumentos de diseño y prestaciones en el segmento medio.

Escribir un comentario

Ingresa los datos en el formulario para comentar como invitado o registrate e inicia sesion para comentar :)


Código de seguridad Refescar

Anuario del motociclista
pantalon-para-motociclistas-jaque-mate-publimotos
BMW Motorrad 750