Bielas TKRJ Japón - Jotapartes

Sachs Bikes X Road 250

Media cilindrada
Fuentes
  • Diminuta Pequeña Mediana Grande Gigante
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

En los últimos años han llegado al país marcas de motocicletas de gran tradición e historia, muchas de ellas desconocidas para el usuario del común, pero con argumentos sólidos para posicionarse en el mercado nacional.

Una de ellas es Sachs Bikes, la marca alemana con más de 123 años de historia, que se considera como el fabricante de motos más antiguo del mundo.

Entre sus principales características, la marca le imprime personalidad propia a cada uno de sus modelos, pues varios de ellos son únicos y dificilmente pueden encasillarse en un segmento conocido, como su modelo más popular en Colombia, la Mad Ass.

La X-Road 250 es una supermotard que como pocas, no se deriva de ningún modelo enduro de la casa. Es una moto creada desde cero con un alto concepto de diseño, pues integra soluciones de avanzada en su parte ciclo, combinadas con un motor económico y confiable para ponerla cerca del usuario final.

La estética ha sido uno de los apartes más cuidados en la X-Road, donde se destacan los múltiples detalles que la hacen un ejemplar aspiracional. Cuenta con chasis multitubular al mejor estilo de las motos europeas, que resalta por combinar el color rojo brillante con el negro mate de los plásticos, adelante monta una pequeña careta con la farola principal y el cuadro de instrumentos digital de diseño minimalista pero de completa información que incluye nivel de combustible, un dato que pocas motos de la categoría entregan. El depósito de forma singular, cuenta con acabado en negro mate, el asiento se integra con éste y mantiene la línea deportiva finalizando con una pequeña parrilla que protege del calor que emite el escape, que se encuentra ubicado bajo el sillín. Adelante monta horquilla telescópica hidráulica convencional, de buen recorrido mientras la parte posterior confía en un monoamortiguador de ubicación casi horizontal con precarga en compresión. La parte ciclo la complementan sendos discos de freno en las dos ruedas, adelante uno flotante mordido por pinza de cuatro pistones y atrás uno fijo con mordaza de un solo pistón. Para mantener su estética deportiva, la marca dotó a la X-Road 250 con rines de aleación de tres aspas de 17 pulgadas en color negro, que calzan llantas 110 / 70 en el tren delantero y 150 / 70 atrás.

El motor es un monocilíndrico de cuatro tiempos OHC de dos válvulas refrigerado por aire alimentado por carburador, una configuración confiable y de reducido mantenimiento. Se monta un propulsor básico y sencillo para ofrecer la X-Road a un precio competitivo, pues la parte ciclo está sobrada frente a sus prestaciones. En los manilares están los conmutadores de norma, donde se incluye el corte de encendido y luz de sobrepaso, todo en un conjunto escueto y de acabados regulares pero de correcto funcionamiento.

Comportamiento

La X-Road 250 cuenta con arranque eléctrico de funcionamiento preciso bajo cualquier temperatura. El motor enciende fácilmente y deja oir su sonido ronco, un poco apagado por causa del escape. Al ralenti las vibraciones apenas se notan, pero a medida que el motor sube de vueltas, éstas se hacen sentir de manera residual en el manilar y estriberas. La caja de 5 velocidad es precisa, permite ubicar cualquier marcha sin problemas pero es un poco dura, algo que con botas no alcanzaremos a notar. La aceleración es progresiva y el motor gira fácilmente en alto régimen, llevándonos a alcanzar una velocidad máxima de 115 km/h a la altura de Bogotá. Las vías rápidas no son su hábitat, la entrega de potencia y la excelente parte ciclo nos invitan a llevarla por vías de montaña con muchas curvas, donde su comportamiento es mucho mejor, aquí el chasis, suspensiones y frenos demuestran que los ingenieros se pasaron al diseñar la parte ciclo, pues es capaz de soportar mucho más de lo que su motor entrega. Es totalmente rígida en curvas rápidas, el ancho de sus llantas y reparto de pesos, permite lograr inclinaciones deportivas sin riesgo de que algo roce con el suelo. La frenada es excelente, los dos discos son dosificables y muy efectivos, aportando seguridad en cualquier terreno y ofreciendo la posibilidad de derrapar si el piloto así lo quiere.

La posición de manejo con un manilar ancho y la espalda erquida garantiza el control de la máquina, además la altura al suelo la hace polivalente para su uso dentro y fuera de la ciudad, por vías en mal estado. Fue inevitable probarla por carretera destapada donde se comportó correctamente, garantizando altas dosis de adrenalina al llevarla siempre exigida y aprovechando las buenas suspensiones y excelentes frenos. El consumo de combustible es algo elevado, en la prueba arrojó un promedio de 75 km/galón acelerando siempre a fondo.

La X-Road es una moto única, de diseño exclusivo y personalidad propia, una perfecta aliada por el ciudadano que busca una alternativa polivalente que aporte a su estilo de vida y le permita ir más allá de los límites del asfalto. Ver más en publimotos.com

 

GUSTÓ NO GUSTÓ

• Diseño exclusivo

• Prestaciones escasas
• Frenos • Vibraciones del motor

• Suspensiones

• Consumo elevado
• Tablero digital  

Escribir un comentario

Ingresa los datos en el formulario para comentar como invitado o registrate e inicia sesion para comentar :)


Código de seguridad Refescar

pantalon-para-motociclistas-jaque-mate-publimotos