Los motores de combustión cuentan con una gran cantidad piezas internas que permanecen en movimiento a altas revoluciones, por lo tanto necesitan ser lubricadas para evitar la fricción y el desgaste prematuro. El aceite de motor es un líquido que sirve precisamente para bañar las partes metálicas del motor. Cuando un motor está bien lubricado reduce el gasto de combustible y aumenta la potencia.

Más artículos...