Se invitaron ocho marcas y siete fueron las que finalmente aceptaron embarcarse en esta aventura: AKT, Bajaj, Honda, Keeway, Sigma, Suzuki y Yamaha. Para ser lo más equitativos posible, se estimó un margen de tolerancia en el cubicaje de solo 5cc y se les solicitó a las marcas participantes que las máquinas tuvieran una vida entre los 1000 y 2000 kilómetros, así como la presencia de un técnico de cada ensambladora para que pudiera estar presente atendiendo las necesidades de sus respectivas motos.

Prueba Así se vivió el comparativo de las 150cc sport