A primera vista, nos encontramos con una motocicleta de gran tamaño, estética voluminosa y una altura superior sus hermanas; las Adventure 1050 y 1190. La presencia es simplemente  arrolladora e impactante en diseño, acabados y equipamiento; como no hacer gala de esto, ya que puede estar orgullosa de incorporar los últimos avances tecnológicos. Si bien, la firma de Mattighofen siempre se ha caracterizado por el espíritu competitivo y de superación constante, aun sin tener rival,  esta vez quiere estar en lo más alto de la categoría con argumentos de peso.

Prueba KTM 1290 Súper Adventure