El Challenger está inspirado en trazos muy marcados, un diseño patentado por Aima especialmente dirigido a aquellos que buscan diferenciarse y movilizarse con estilo. Es definido por nosotros como un scooter tipo naked, en el que la farola es independiente al cuerpo de la moto. Los acabados son de buena calidad y densidad, no generó sonidos raros ni piezas con vibración, a su vez gran parte de los plásticos simulan apariencia de fibra de carbono, dándole un toque de lujo.

Prueba Aima Challenger