Kawasaki ha dejado el nivel de entrada más alto para las familias Z y Ninja, sin embargo, también facilita su manejo con la nobleza en sus máquinas y una potencia lineal, al punto de explotar toda la deportividad, sin reclamos cuando la exigimos. Cuenta con pocas ayudas de última generación y artilugios, pero son suficientes: indicador de marcha y tablero completo, luces LED y ABS. No hay QuitShifter (cambios sin embrague), ni control de tracción o suspensiones avanzadas. Pero con lo que viene es simplemente eficaz y agradable.

También te puede interesar:

Prueba Moto Kawasaki Z400

¿Cuánto vale el mantenimiento y los accesorios de la Kawasaki Z400?

Nueva Moto Kawasaki Z400 de Auteco