El rugido de la italiana hace despertar el deseo de recorrer largas y sinuosas vías, portando en ella un legado de más de 100 años.